Las cenizas volcánicas, influyen en el movimiento vehicular de automotores.

Jun 15th, 2011

Las erupciones volcánicas más recientes que afectaron a la región Patagónica fueron la de los volcanes Hudson y Chaitén, en 1991 y 2008 respectivamente. Estos eventos permitieron acumular experiencia acerca del efecto de la caída de cenizas volcánicas sobre la ganadería de la región.
En base a dicha experiencia sabemos que la gravedad y la magnitud del efecto de la ceniza están relacionadas con la cantidad caída y la composición de la misma.
La información disponible indica que la cantidad de ceniza caída en el territorio de estas provincias fue heterogénea. Normalmente se observa un gradiente de acumulación de material en función de la distancia al centro de emisión. En este caso, el patrón de distribución fue muy afectado por los vientos.  Por este motivo el informe se presenta sectorizado por regiones.
Finalmente cabe mencionar que un porcentaje importante del territorio presentaba síntomas de sequía y que en algunos casos la combinación la misma con la caída de ceniza agrava el cuadro.

Situación regional
Oeste de la Pcia. de Río Negro y oeste y centro-sur de la Pcia. de Neuquén: Áreas ecológicas de Cordillera, Precordillera, Sierras y Mesetas Occidentales, Meseta Central y Monte Austral.
En la Pcia. de Neuquén las zonas más afectadas son las de Villa La Angostura y Villa Traful donde se acumuló alrededor de 25 y 6 cm. de cenizas finas, respectivamente, que se suma al efecto de la sequía y la escasez de forraje. En esta región se observa que los animales están ramoneando arbustos y los productores que tienen heno disponible están utilizándolo.
En la zona de la ruta 40 N a la altura de Villa Llanquín la cantidad de cenizas caída ha sido Centro Regional Patagonia Norte INTA
Centro Regional Patagonia Norte INTA importante, generando problemas con el tránsito de vehículos. En Piedra del Águila, la acumulación de cenizas es de aproximadamente 2 cm., con polvo en suspensión.
Según lo reportado por empresas petroleras de Neuquén, en otras localidades como Chos Malal, Zapala (Fuente AERs INTA) y Cutral Có, no ha habido mayores problemas.

En la Prov. de Río Negro, las mayores dificultades se generaron en el departamento de 25 de mayo.
El sábado 4 de junio por la tarde, comenzó a caer ceniza en la zona de Río Chico y unas horas más tarde llegó a la localidad de Jacobacci. En este trayecto, delineado por la ruta 6, la acumulación de ceniza comienza en el paraje Menuco Negro con aproximadamente 2-3 cm y va aumentando hacia Ingeniero Jacobacci. En esta localidad y sus alrededores se registró una acumulación de ceniza de 7-10 cm. Hacia el oeste de Jacobacci, la acumulación de ceniza continúa siendo importante hasta las localidades de Clemente Onelli y Comallo. Se puede observar en este trayecto acumulación variable de 2- 3 cm hasta 6-8 cm, en una franja de 20 km al sur y 20 km al norte de la ruta 23.
En localidad de Pilcaniyeu la cantidad de ceniza es menor (2-3 cm). En Pilcaniyeu el material acumulado es de aprox. 3 cm, pero luego llovieron 2 o 3 mm. Si bien los animales están tranquilos, en los primeros momentos se observó que evitaban pastorear, por la dificultad que representa  la ceniza en los pastos (Fuente Campo Experimental INTA).
El día 7 de junio se registraron ráfagas de viento de 70-80 km/hora que generaron serios problemas de visibilidad en la zona con más material acumulado (Fuente AER INTA Ing. Jacobacci). Hacia el este de la localidad de Ing. Jacobacci, la cantidad de ceniza caída fue menor, con niveles de 1 cm o menos en la localidad de Maquinchao y desde allí hacia el este de la provincia de Río Negro.
Por otro lado parte de la zona afectada ya se encontraba comprometida por un cuadro de sequía . El pico de producción de forraje de esta región se produce, en condiciones normales, en el mes de diciembre. El monitoreo realizado por el Sistema de Monitoreo Productivo y Alerta Temprana utilizando el Índice de vegetación Normalizado (IVN) indicó que este pico fue inferior al promedio. Puntualmente las zonas más afectadas son el centro sur de 25 de Mayo, centro este de Ñorquinco, valle de Comallo y Pilcaniyeu.

Centro Regional Patagonia Norte INTA
(Pcia. de Río Negro) y una transecta que va desde el centro de El Cuy (Río Negro) y Collón Curá hacia el límite este con Catan Lil y sur de Picún Leufú (Pcia de Neuquén).
Evaluaciones posteriores durante los meses de otoño confirmaron una condición desfavorable (ver informe mayo 2011), que se traduce en una baja disponibilidad de forraje para ingresar a los meses críticos del invierno y una condición corporal de los animales que podría ser sub óptima. Como se mencionó anteriormente, en esta región se verifica hasta el momento el mayor impacto de la acumulación de ceniza volcánica. Cuando el material acumulado supera los 15 cm parte del forraje queda cubierto y los animales rechazan el pasto y los arbustos por elevado contenido de cenizas. Probablemente esto ocurrirá en la
zona más afectada.

Centro sur y este de la Provincia de Río Negro: Áreas ecológicas de Meseta Central y Monte Austral.
En esta región el impacto inicial de la ceniza fue menor. En la localidad de Los Menucos el material acumulado es escaso, más fino y se observada polvo en suspensión. Los productores chicos y cercanos han optaron por encerrar animales a la noche y forrajear. Se observa una elevada incidencia de problemas oculares, relacionados con el polvo en suspensión. Información posterior aportada por técnicos locales, el día 7 de junio, indicaba que tanto en Los Menucos como en Sierra Colorada, el viento incrementaba el material en suspensión acentuando los problemas mencionados anteriormente
Centro Regional Patagonia Norte INTA

Efecto de la ceniza sobre los sistemas ganaderos
Aguadas: Las cenizas según densidad y tamaño de partículas pueden afectar seriamente las fuentes de agua, siendo más vulnerables las aguadas de aguas quietas (tajamares, lagunas, menucos, pozones, bebederos) que las de arroyos o ríos. Se recomienda dejar que las cenizas sedimenten, aunque seguramente las partículas mas finas quedarán en suspensión enturbiando el agua. Como se dijo anteriormente, hasta ahora no se han detectado sustancias toxicas en el agua, por lo que no deberían producirse problemas de salud en el ganado.
Pastizales: Las cenizas, cuando se acumulan en cantidades importantes (más de 15 cm) terminan cubriendo los pastos, impidiendo el acceso de los animales a la fuente forrajera. En
el caso de los ovinos, estos rechazan el forraje saturado de cenizas. Ante esta situación la única alternativa es la administración de heno u otro forraje.
Ganado: Además de los efectos en el tracto respiratorio y las mucosas oculares, las cenizas penetran en el vellón de los ovinos alcanzando un peso considerable si se humedecieran
por efecto de alguna lluvia. Si el animal está debilitado por falta de forraje y de agua, este peso suele “voltear” al animal impidiéndole caminar. En estos casos la muerte es inminente.
También el hábito de pastorear en contra del viento influye en el impacto que las partículas de ceniza ejercen en los ojos de los animales, disminuyendo su visión o perdiéndola totalmente según la intensidad del viento.
Se espera para la próxima esquila disminución de la calidad de la fibra por déficit nutricional y contaminación del vellón con cenizas. Asimismo, en relación a la producción de corderos
se deberá estar muy atentos a la nutrición de los animales en él último tercio de gestación.

Área afectada y población animal
En la Pcia de Río Negro los departamentos afectados por la ceniza con diferente magnitud son los de Ñorquinco, Pilcaniyeu, 25 de Mayo y Bariloche. Se estiman unos 305.000 animales entre ovinos, caprinos y vacunos y alrededor de 900 a 1000 establecimientos afectados.
En la Pcia de Neuquén los departamentos afectados son: Collón Cura, Huiliches, Lacar, Los Lagos y Catan Lil. Se estiman para esta área 149.000 animales entre ovinos, caprinos y
vacunos. El número de establecimientos afectados es de aproximadamente 600-700.

Recomendaciones generales
Las recomendaciones generales se pueden establecer considerando dos horizontes temporales bien diferenciados. En primer término, nos referiremos a las recomendaciones
de manejo para los primeros días posteriores al evento. En este caso se deberían considerar las siguientes pautas:
·  Evitar los movimientos de hacienda (a menos que sea imprescindible). El esfuerzo generará un mayor requerimiento en comida, además los animales se van a agitar incrementando la aspiración de cenizas
·  Es indispensable tratar de aprovisionarse de forraje.
·  En el caso de cenizas en las aguadas no revolver las mismas.
·  En las zonas más afectadas será necesario proveer de forraje. En este caso se debe suministrar el mismo en los cuadros, evitando el traslado de los animales. El forraje a suministrar en esta etapa debería ser heno o pellets de alfalfa.
·  De persistir la caída de ceniza, pueden aparecer plazo algunos problemas de salud en el ganado. En ese caso comuníquese con el grupo de Salud animal del INTA Bariloche o con las agencias del INTA de la zona.
·  Se deberá estar atento a la salud general de los pobladores rurales

·  Mantenerse informado ante la persistencia del fenómeno.
Durante los próximos meses será necesario intensificar el monitoreo en las zonas afectadas ya que en algunos lugares el efecto de la ceniza se combinó con el de la sequía. En estos
casos es probable que los animales pierdan estado corporal, siendo la categoría más crítica y de mayor riesgo las ovejas preñadas. En muchos casos será necesario suplementar con
alimentos concentrados durante el último tercio de gestación. Se recomienda para ello el uso de “granos vestidos”, como la avena o cebada, ya que tienen un mayor contenido de
fibra lo cual les genera menor riesgo de acidosis.
Una gran parte del territorio de la Pcia. de Río Negro estuvo notablemente afectada por la sequía. En el año 2008, la sequía se combinó con la erupción del volcán Chaitén. Además
de la pérdida de animales, estos fenómenos afectaron considerablemente la estructura de la majada. Los relevamientos realizados a campo indican que buena parte de las majadas se encuentran “envejecidas”, con una alta proporción de animales de boca y diente gastado.
Será necesario monitorear en la zona donde hay mayor cantidad  de material acumulado, el efecto de la ceniza sobre el desgaste dentario y las necesidades de reposición futura.
Por último como se mencionó en el primer apartado de este documento, otros eventos como nevadas, lluvias, fuertes vientos, y la continuidad de la emisión de ceniza pueden modificar el cuadro de situación presentado. Por lo cual será necesario evaluar nuevamente la situación en el corto plazo, con mayor cantidad de información.

FUENTE: LU8 Radio El Valle

http://www.radioelvalle.com/noticia/12578

MÁS NOTICIAS

No hay categorías

Instituciones Vialidad

Vialidad Internacional

10 de Junio 2019 AAC celebró el Dia de la Seguridad en el Tránsito. Argentina

Como cada año, la Asociacion Argentina de Carreteras conmemoró el Día de la Seguridad en el Transito con la ...

Gestión de Riesgo Vial

CUESTIONARIO VIAL PARA EXAMEN TEORICO. Básico, IMPRESCINDIBLE!

Por Agustín Rodolfo de la Precilla Analista en Seguridad Vial (UTN caecit ) Educador Vial desde 1976.- Docente ...