Sigo girando: vueltas y más vueltas para sacar el registro. Argentina

May 27th, 2018

Cronista: Daniela Gutierrez Clarìn: Vengo de una familia de mujeres que no manejan. Mi papá, cada vez que le pedía que me enseñara, me decía que él había aprendido solo, mirando a mi abuelo. No era machismo, sino pragmatismo. A mí esa técnica no me resultó. Puedo seguir enumerando excusas que alguna vez usé, pero lo cierto es que me daba pánico manejar. Aún así lo intenté varias veces. La primera vez le pagué a un señor que daba clases a domicilio con un auto doble comando. No me sirvió mucho aunque aprendí que no hay que hacerle “fuck you” con el dedo a un conductor que te encierra porque se puede enojar y perseguirte muchas cuadras tratando de chocarte.

El segundo intento fue en una academia muy conocida pagando el curso completo y algunas clases más por las dudas. Tampoco fue suficiente para que me anime a ir a rendir.

En las redes encontré un psicólogo que decía ser especialista en este tipo de trastornos. Ofrecía una clase para ayudarte a tomar el valor necesario. Me anoté, por supuesto. Al llegar al lugar descubrí a un grupo de mujeres, todas mayores que yo, algunas ya con el registro otorgado. Escuché cosas como: “Tiemblo cuando agarro el volante”, ”Lo intenté una vez, le rayé el auto a mi marido y casi me mata, no lo toco más”. Por suerte, ninguna de esas situaciones me resultaba familiar. Al finalizar la charla el licenciado ofrecía su servicio personalizado que incluía acompañarte en las primeras salidas a la calle con el auto. Claro, para eso había que tener la licencia de conducir.

Confieso que hasta pensé en pedir prestado un domicilio en provincia porque me habían asegurado que ahí era más fácil aprobar.

En el grupo de Facebook de mi barrio recomendaban a Alejandra. La llamé para reservar. Le conté que tenía el cursos hecho, dos veces, pero que no me sentía segura con la marcha atrás y menos con el estacionamiento. Ahí me puse a calcular la cantidad de dinero invertido en clases, me daba una cifra que se aproximaba a los 15 mil pesos, y eso sin calcular la inflación.

Me llevó por avenidas, por cruces peligrosos y practicamos la rotonda marcha atrás. Siempre con palabras de aliento, me indicaba los secretos de la calle. Estaba convencida que mi cerebro no funcionaba de reversa, pero logré hacer la rotonda marcha atrás sin problemas. En el encuentro siguiente practicamos los conos y estacioné en tres maniobras. Llegué a casa feliz y decidida a rendir.

Saqué turno on line. Pasaron dos meses, y llegó el día. Mi suegra, que trabaja cerca de la sede Roca, me pasó a buscar. Qué bien me vendría uno de estos, pensé. El auto de mi suegra es automático y tiene asistencia de estacionamiento. Sí, estaciona solo, apretás el botón, te indica donde se puede estacionar y hace el laburito por vos. Una joyita tecnológica.

La cola en el lugar llegaba hasta la entrada. Me habían advertido que iba a ser una jornada larga. Entregué todos los papeles a una señorita muy amable que me contó cómo sería el trámite. Me compré el pebete más caro de la historia y me senté a esperar. Una hora y media después me llamaron. Entré a una oficina donde me sacarían la foto. “Podés sonreír, nena”, me dijo la empleada que me atendió sin saber que los nervios no me lo permitían. Me tocaba hacer el examen psicofísico. La psicóloga me hizo algunas preguntas y me pidió que copie unos dibujos. Qué pavada, pensé. Agarré el lápiz y dibujé. Cuando levanté la vista me di cuenta que había hecho cualquier cosa. Me hizo repetir el primero y me contó que ese representaba la capacidad de resolver problemas de manera rápida. Y sí, llegar hasta acá me llevó más de 10 años, imagínese, le contesté.

Solo me quedaba ir a la pista. Ya no me daba el horario así que decidí volver otro día. Sentí alivio. A la semana, mi novio se ofreció a llevarme a rendir. Camino a Roca le pedí que practiquemos en la pista de aprendizaje. Pésima idea. No me salió nada. No pude estacionar y hasta se me apagaba el auto. “¿Así te enseñaron a estacionar?”, me preguntó. Cuanto más me cuestionaba peor me sentía. Me fui a trabajar frustrada convencida que nunca lo iba a lograr.

A los pocos días llamé a Alejandra, la instructora amorosa. Le conté de mi intento fallido y se rió. “Cómo vas a ir con tu pareja, estás loca”, sentenció. Tenía razón. Acordamos que me llevaba la próxima semana.

Al llegar a la agencia me di cuenta que no era la única. Me temblaban las piernas, como cuando estaban por nacer mis hijos. “Estacioná entre esas vallas”, me pidió el instructor. No entra ahí, pensé. Hice todo lo que Alejandra me había indicado. “Entró perfecto”, escuché. El resto fue fácil. “La próxima, antes de estacionar poné balizas. Estás aprobada”, me dijo el señor. Lloré un poco. Media hora después tenía el registro en la mano. Hoy me sigue dando cierto temor agarrar el volante, pero una llanta reventada contra un cordón y el olor a quemado del freno de mano que quedó puesto ya no me frenan.

FUENTE: https://www.clarin.com/sociedad/sigo-girando-vueltas-vueltas-sacar-registro_0_SyTtdy8kQ.html

Tags: , ,

+ Archivos de 'Prevención y Educación Vial' »

AutoEscuela, aprender a manejar, escuela de manejo, conduccion, conducir, sacar registro de conducir, Victoria, San Fernando, Tigre, Carupá, Virreyes, San Isidro, Beccar, Martínez, Vicente López, Florida, Boulogne, El Talar, Nordelta

MÁS NOTICIAS

Prevención y Educación Vial

ONU. Primera promoción post grados de #SeguridadVial

FUENTE: http://www.cope.es/noticias/vivir/alumnos-paises-lograran-espana-primer-titulo-onu-seguridad-vial_222490 Veinte alumnos de ocho países obtendrán en España el primer título de la ONU de experto en Gestión ...

Planificación y Tecnología Vial

RSE Vialidad

Tránsito Paso a paso, cómo hacer para discutir las multas por chat con un controlador

FUENTE: https://www.clarin.com/ciudades/paso-discutir-multas-chat-controlador_0_r1anvzIQm.html La Ciudad de Buenos Aires acaba de lanzar una novedad que permitirá ahorrar tiempo y simplificar trámites: ahora ...

Vialidad Internacional

APRENDER A CONDUCIR! Hecho no resuelto en #Argentina.-

APRENDER A CONDUCIR VEHICULOS AUTOMOTORES, IMPLICA MODIFICAR PAUTAS DE CONDUCTAS. Es necesario acceder a una metodología pedagógica cuyo ...